Reforma Constitucional. ¿Regresa el Inciso Sexto?

Queridos y Estimados amigos.

El artículo 6 de la CRBV dice expresamente:

“Artículo 6. El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de las entidades políticas que la componen es y será siempre democrático, participativo, electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralista y de mandatos revocables” <negrillas señaladas por mí ex profeso>

Ya desde el Artículo 16 del Proyecto de Reforma Constitucional presentado ante la Asamblea Nacional por el Presidente Chávez empieza a aparecer los términos Socialismo, República Socialista o Socialismo del Siglo XXI (De hecho aparecen expresamente en 8 de los 33 artículos del Proyecto de Reforma), el cual consideré en algún momento que ataca el principio de pluralidad al establecer expresamente en el texto constitucional alguna de las formas ideológicas existentes.

Mi preocupación particular consiste en que puede existir la posibilidad en el futuro de proscribir y criminalizar la actividad que se pueda hacer enmarcada dentro de ideologías que no sean la socialista (que sí tendría rango constitucional).

En Venezuela ocurrió lo anteriormente señalado en la Reforma Constitucional de 1931 (durante la dictadura gomecista) y en la Constitución de 1936 (durante el gobierno del General Eleazar López Contreras) con la introducción y posterior reforma del Inciso Sexto del Artículo 32 de la Constitución de los Estados Unidos de Venezuela, en la cual se declaraba prohibida expresamente las actividades de propaganda comunista y anarquista. Mi preocupación es que volvamos a una nueva versión del Inciso Sexto pero en otra dirección.

Como una forma de ilustrarles el tema les hago llegar como material anexo tanto la definición como el contenido del Inciso Sexto.

Atentamente;

Roberto Sánchez L.

——————- A N E X O ————–

¿Qué es el Inciso Sexto?

Fue una restricción de naturaleza ideológica que tenía como propósito impedir la formación de los partidos políticos contemporáneos, sancionada por primera vez en la reforma constitucional de 1928. Aunque luego de 20 años en la presidencia de la República, Juan Vicente no tenía motivos para dudar de la estabilidad de su poder, el movimiento de estudiantil ocurrido durante los carnavales de ese mismo año lo había sorprendido, en virtud del control que ejercía sobre la sociedad. En este sentido, aunque la jornada de los estudiantes no tenía un objetivo político, sino propósitos gremiales y académicos, el rumbo de los sucesos termina en la protesta juvenil ante los procedimientos represivos del régimen. Los servicios de espionaje descubren y exageran la influencia que pudo haber ejercido entre los estudiantes José Pío Tamayo, poeta venido del destierro y propagandista del pensamiento marxista, hasta el punto influir en el ánimo del entonces ministro de Relaciones Exteriores. Por tanto, el ministro Arcaya llama la atención a Gómez sobre la necesidad de poner cortapisas a las doctrinas exóticas en un nuevo texto constitucional. También pudieron orientar el consejo, las noticias sobre una plan de difusión doctrinaria puesto en marcha por la Tercera Internacional Comunista.

En definitiva, en virtud de los consejos del ministro Arcaya, se agregó a la nueva constitución el Inciso Sexto del Artículo 32, mediante el cual se prohibía la difusión de propaganda comunista en el territorio nacional.

Luego el gobierno de Eleazar López Contreras, preocupado por los nuevos aires que penetraban en el país después de la muerte de Gómez, por el regreso de los exiliados y por el desarrollo de las manifestaciones masivas contra el autoritarismo, profundiza las restricciones de la anterior disposición. En la Constitución de 1936, se incorporó un nuevo texto del Inciso Sexto que determinaba que el comunismo era un pensamiento pernicioso y que sus seguidores se consideraban traidores a la patria. Por consiguiente, podían ser apresados o expulsados del territorio nacional, aún cuando no estuvieran suspendidas las garantías ciudadanas. Asimismo, el Inciso establecía la misma calificación y pena para el anarquismo y sus seguidores. Posteriormente, en la reforma constitucional de 1945, efectuada durante el gobierno de Isaías Medina Angarita, se eliminaron las restricciones contra comunistas y anarquistas, a la vez que se permitía el libre juego de los partidos políticos. En síntesis, la importancia histórica del Inciso Sexto contemplado en la reforma constitucional de 1928, radica en que el mismo expresa la introducción en nuestro país de nuevas corrientes ideologías que como el comunismo, marxismo o anarquismo, implicarían el inicio de una nueva etapa en la historia política de Venezuela.

Constitución de los Estados Unidos de Venezuela (1931)

TITULO SEGUNDO
De los venezolanos y sus deberes y derechos

Artículo 32. – La Nación garantiza a los venezolanos:

6º. – La libertad de pensamiento, manifestado de palabra, por escrito o por medio de la imprenta, pero quedan sujetas a pena, conforme lo determine la Ley, las expresiones que constituyen injuria, calumnia, difamaciones o instigación a delinquir. Queda también prohibida la propaganda del comunismo.

Constitución de los Estados Unidos de Venezuela (1936)

TITULO SEGUNDO
De los venezolanos y sus deberes y derechos

Artículo 32. – La Nación garantiza a los venezolanos:

6. La libertad del pensamiento, manifestado de palabra, por escrito o por medio de la imprenta, u otros medios de publicidad, pero quedan sujetas a pena, conforme lo determine la ley, las expresiones que constituyan injuria, calumnia, difamación, ultraje o instigación a delinquir. No es permitido el anonimato, ni se permite ninguna propaganda de guerra ni encaminada a subvertir el orden político o social.

Se consideran contrarias a la independencia, a la forma política y a la paz social de la Nación, las doctrinas comunista y anarquista, y los que las proclamen, propaguen o practiquen serán considerados como traidores a la Patria y castigados conforme a las leyes.

Podrá en todo tiempo el Ejecutivo Federal, hállense o no suspendidas las garantías constitucionales, impedir la entrada al territorio de la República o expulsarlos de él, por el plazo de seis meses a un año si se tratare de nacionales o por tiempo indefinido si se tratare de extranjeros, a los individuos afiliados a cualquiera de las doctrinas antedichas, cuando considerare que su entrada al territorio de la República o su permanencia en él pueda ser peligrosa o perjudicial para el orden público o la tranquilidad social;

About these ads

Acerca de Bienvenidos al blog de Roberto Sánchez L.

Único e inimitable, multifacético que me gusta todas las cosas que hago. Amante del deporte, aficionado apasionado de la política, soy también programador, músico, articulista y actualmente estudiante de Ciencias Políticas
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s